4 Beneficios de los juegos de memoria

El tiempo que se pasa con los hijos es oro. Por eso, es importante elegir alternativas divertidas y educativas. Es posible pasarla muy bien durante una tarde, con juegos que ayuden a los niños a potenciar sus capacidades. Uno de los juegos que más aporta y qué combina muy bien diversión con educación es la memoria.

Es un juego con una dinámica sencilla, fácil de comprender incluso por los más pequeños. Imprime un ambiente de emoción y suspenso entre los participantes. Pero no es solo la emoción lo que lo caracteriza.

Algunos de los beneficios son:

  • Mejora la concentración: realmente cada jugador debe tener sus ojos bien abiertos y eliminar los distractores para detectar las coincidencias entre las piezas y así armar las parejas. Sin duda, esto promoverá grandes beneficios en los jugadores. Ahora es más común que los niños estén cada vez más dispersos por tantos estímulos audiovisuales que reciben, así que un juego como este les ayudará a centrar su actividad cerebral y apuntalar sus esfuerzos.

  • Entrena la memoria visual: ¿a tu hijo le cuesta recordar lo que lee? No hay mejor solución para ayudarlo que estimular su memoria con este tipo de juego. La memoria visual es la que permite registrar aquellas cosas que han sido captadas por medio del sentido de la vista.

  • Aumenta la atención: el que se distrae en este juego, pierde. El estímulo de identificar parejas permite centralizar la atención y mantenerse enfocado.

  • Ayuda a pensar rápido: es un juego contrarreloj. Es necesario hacer relaciones de forma eficiente y acelerar la agilidad mental para que tanto los esfuerzos de concentración como de memoria visual rindan frutos.

Luego de conocer estos cuatro beneficios, un juego de memoria será indudablemente una de las mejores opciones no solo para entretener a los niños sino también para incluir en la lista de regalos para los diferentes eventos infantiles a los que te inviten.